TRASTORNOS DEL SUEÑO

TRASTORNOS DEL SUEÑO

Los trastornos del sueño son un amplio grupo de alteraciones que afectan al ciclo normal de sueño y vigilia de la persona, perturbando el curso del sueño directamente o de manera secundaria.

Los trastornos del sueño se pueden presentar como consecuencia de otros problemas psicológicos, biológicos, ambientales o anímicos.

Los estados de ánimo depresivo o ansioso y el consumo de sustancias excitantes son factores que incrementan la posibilidad de aparición de problemas de sueño.

La falta de sueño va a provocar el aumento de sensaciones negativas y que causan malestar, de tal manera que se suman a los problemas ya existentes.

En consulta, abordamos de forma integral los factores que están influyendo en la aparición y el mantenimiento de estos problemas. Adaptamos la terapia a cada problema y a cada persona.

Dentro de los trastornos del sueño encontramos:

  • Insomnio: es un trastorno del sueño que se caracteriza por una reducción de la capacidad de dormir. Esta disminución de la cantidad de sueño siempre va acompañada del consecuente cansancio al día siguiente. La dificultad radica en conciliar el sueño y mantenerlo, ya que a menudo se interrumpe el sueño y resulta imposible retomarlo después.
  • Hipersomnia: la hipersomnia es un trastorno caracterizado por una excesiva somnolencia diurna que no está causada por la falta de sueño nocturno. A pesar de tener ataques de sueño profundo durante el día, el sueño nocturno es muy profundo y se consigue sin problemas. Sin embargo, el problema se da a la hora de despertar. Este trastorno va acompañado de dolores de cabeza y en ocasiones, por alteraciones sexuales en relación a la apetencia sexual.
  • Apnea del sueño: las personas que padecen apnea del sueño presentan múltiples paradas respiratorias durante el sueño relacionadas con roncar y una somnolencia excesiva durante el día. Se producen intervalos de al menos diez segundos en los que no existe intercambio de aire a través de las vías respiratorias. Este trastorno es mucho más común en los hombres que en las mujeres, y en el caso de las mujeres, tiende a aparecer tras la menopausia. La apnea produce altos niveles de ansiedad y cambios en el estado de ánimo.
  • Sonambulismo: es un trastorno del sueño que ocurre en las primeras horas de la noche, durante las fases tres y cuatro del sueño. A medida que las personas envejecen la fase tres del sueño se acorta, lo que da pié a que el sonambulismo sea mucho más común en niños y adultos jóvenes. La fatiga, la falta de sueño y la ansiedad están asociadas al sonambulismo. Este trastorno consiste en episodios repetidos en los que la persona se levanta de la cama y deambula. Estos episodios pueden ser muy breves (de unos cuantos segundos o pocos minutos) o puede durar hasta treinta minutos o más. Si no se perturba a la persona durante el episodio, los sonámbulos regresan solos a dormir. Sin embargo, pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual. Los síntomas del sonambulismo incluyen:
    • Al despertar, la persona se siente confundida y desorientada.
    • Comportamiento agresivo cuando alguien la despierta.
    • Expresión facial ausente.
    • Abrir los ojos durante el sueño.
    • No recordar el episodio de sonambulismo al despertar.
    • Realizar una actividad detallada de cualquier tipo durante el sueño.
    • Sentarse erguido y parecer despierto durante el sueño.
    • Hablar dormido y decir cosas que no tienen sentido.
    • Caminar mientras se duerme.
  • Narcolepsia: se caracteriza por una somnolencia excesiva durante el día que puede derivar en lo que se conocen como “ataques de sueño”, momentos en los que el deseo de dormir resulta irreprimible para la persona y que pueden durar pocos minutos o alargarse más de una hora. Además se dan cortos periodos de pérdida repentina del tono muscular asociados con la vivencia de emociones intensas como la risa o el llanto, incapacidad para moverse voluntariamente y alucinaciones hipnagógicas (experiencias semejantes a los sueños que se producen en el momento de iniciarse el sueño o al despertar).
  • Bruxismo: se caracteriza por una actividad rítmica de los músculos de la masticación que provocan una serie de contracciones forzadas de los maxilares superior e inferior y una fricción de las superficies dentales durante el sueño. El sujeto se levanta con dolores en los dientes, sienes, encías y músculos de la masticación. El bruxismo está relacionado con alteraciones en el estado de ánimo y ansiedad.

En Jovepsicología podemos y queremos ayudarte. En la Plaza de la Inmaculada 7.

Contacto


Leer la Política de Privacidad